CURADOS DE CORDERO AGNEI IBÉRICO

Lo irrepetible

Antiguamente, los pastores de Aragón secaban la carne de sus corderos al aire frío y seco del cierzo, el viento dominante en estas tierras al pie de los Pirineos y regadas por el río Ebro, con el fin de poder conservarla y consumirla poco a poco.

Siglos después, en Pastores hemos recuperado estos productos tradicionales y naturales, y hemos aplicado esta sabiduría ancestral al Agnei Ibérico, nuestro cordero de máxima calidad, para ofrecer este hallazgo a los paladares más exigentes a los que les gusta lo irrepetible.

Los curados de Agnei Ibérico son únicos, completamente distintos a los del mercado porque son de cordero y de un cordero muy especial. Son naturales, la alimentación natural y la crianza relajada del Agnei Ibérico le confieren su personal aroma a tomillo y romero que evoca los campos de donde proviene. Son ibéricos, iguala los niveles de ácido oleico (51%) y grasas insaturadas (60%) del cerdo ibérico y su alto grado de infiltración de grasa la hacen tan sabrosa como saludable.

Además, son para todos. Es apto para celíacos y puede contar con la calificación de Halal (bajo pedido). Pero son exclusivos, un producto selecto destinado a los paladares más exquisitos. El hallazgo de los que buscan lo irrepetible.

La pierna curada de cordero Agnei Ibérico es única, natural y exclusiva. La mejor forma de descubrirla es filetearla en finos y pequeños cortes, tiernos y jugosos.

La panceta de cordero Agnei Ibérico proporciona un placer sorprendente a los paladares más exigentes. Lo ideal es hacerla a la plancha bien crujiente.