Jarretes de Ternasco glaseados con parmentier de patata

 

Receta de jarretes de cordero Ternasco de Aragón glaseados

Puro sabor, pura terneza. Vistosa y económica. Una receta ideal para las fechas navideñas: jarretes de cordero Ternasco de Aragón glaseados con parmentier de patata. Una receta digna de cualquier restaurante de nivel ahora con el paso a paso para prepararla en casa de forma sencilla. Sorprenderás a los tuyos tanto por el sabor y la textura como por la presentación en el plato. No busques más, ya tienes la receta ideal para la Navidad.

cocinar

Receta de jarretes de cordero glaseados con parmentier de patata

Embridamos los jarretes y los sellamos en una cazuela ancha y alta a fuego medio-alto con un chorro de aceite de oliva. Los reservamos. Embridarlos es opcional, pero si lo hacemos nos aseguramos de que los jarretes van a quedar enteros y de una pieza.

En el aceite que ha sobrado pochamos durante 20 minutos el puerro limpio y troceado, las zanahorias y cebollas peladas y troceadas, la cabeza de ajos partida por la mitad, las hojas de laurel y el tomillo.

Añadimos de nuevo los jarretes, el caldo de carne y el vino, llevamos a ebullición. Una vez comience a hervir bajamos a fuego medio y cocinamos durante 90 minutos.

A continuación, retiramos los jarretes y les quitamos la brida. Los reservamos.

Colamos el caldo desechando las verduras y lo volvemos a verter en la cazuela.

Reducimos este caldo a fuego fuerte. Durante los primeros diez minutos añadimos la mantequilla. Retiramos medio vaso de caldo y mezclamos con la maicena para después volver a echarlo a la cazuela.

Añadimos los jarretes y seguimos reduciendo la salsa durante 30 minutos más, glaseando los jarretes muy a menudo. La reducción tiene que quedar melosa para poder glasear los jarretes y brillante a causa de la mantequilla.

Preparación de la parmentier

Llenamos una olla de agua y llevamos a ebullición con una pizca de sal. Cuando hierva el agua, añadimos las patatas lavadas y cocinamos durante 30-40 minutos (en función del tamaño). Sabremos que están cocinadas cuando les clavemos un cuchillo y éste se desprenda con facilidad.

Retiramos del agua y cuando podamos manejarlas, les quitamos la piel. Salpimentamos y machacamos.

Calentamos la leche y la añadimos a la patata hasta formar un puré ligero. Podemos ayudarnos de un robot de cocina o una batidora triturando hasta conseguir la textura deseada. La parmentier debe quedar como una crema poco espesa, pero si lo deseamos podemos dejarla más espesa y que se parezca más a un puré o más ligera.

Servimos colocando una cama de parmentier de patata sobre la que colocaremos el jarrete y naparemos con la salsa.

¡Y listo! Ya tenemos el plato que dejará con la boca abierta a tus invitados. Sólo falta que lo acompañes de tu vino favorito y, si es posible, lo disfrutes con tus seres queridos.


Autor: Paula Durán

Cocinar para comer es un necesidad, en mi caso el mejor gimnasio mental en el que desestresarme. Amante de la cocina tradicional e internacional y sobre todo del ternasco de Aragón.

Dejar un comentario

Uso de cookies

En esta página web utilizamos cookies para que la experiencia de usuario sea la mejor posible.
Si sigue navegando da su consentimiento y acepta las mencionadas cookies y nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies