Guiso de Ternasco con longaniza y espárragos para jueves lardero

 

Receta de paletilla de Ternasco de Aragón guisada con longaniza

Una receta simple, con pocos ingredientes y que estamos seguros de que la incorporarás a tu recetario habitual una vez la hayas probado. Este guiso de Ternasco de Aragón con longaniza y espárragos es un plato tradicional que se prepara en muchas casas de Aragón desde tiempos ancestrales. Nosotros en esta ocasión hemos querido ser fieles a la receta que conocemos, pero si queréis podéis añadir también unas alcachofas al guiso. También quedan muy bien unos huevos escalfados o abiertos (como se dice en Aragón) en el caldo del guiso.

El corte de Ternasco de Aragón que nosotros hemos utilizado es la paletilla, que puedes encontrarla en bandejas ya fileteada o te la puede cortar a trozos gruesos tu carnicero de confianza. También puedes utilizar unos jarretes, que quedan muy melosos y los otros dos cortes que comúnmente se utilizan en guisos y calderetas, la falda chuleteada y los collares.

cocinar

Receta de Ternasco de Aragón guisado con longaniza

En una cacerola baja o sartén amplia ponemos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra. En él doramos la carne y la longaniza a fuego medio-alto y las reservamos. Deben quedar doradas por fuera pero sin hacer por dentro, ya que terminarán de cocinarse después.

En el mismo aceite (quitamos un poco si es demasiado) pochamos el ajo y el perejil picados (reservamos un poco de perejil para la decoración). Una vez pochados agregamos la harina y la cocinamos un poco hasta que coja color. Con la harina lo que conseguiremos es que el caldo quede con más cuerpo.

Añadimos el Ternasco de Aragón, la longaniza, el agua de los espárragos y un poco más de agua si fuese necesario. No hay que cubrir del todo la carne. Salamos al gusto.

Cocemos a fuego bajo durante 1 hora y media o hasta que la carne esté tierna. Lo sabremos porque se desprenderá fácilmente del hueso.

Cuando falten 5 minutos añadimos los espárragos al guiso. Simplemente para que cojan temperatura y se ablanden un poco.

Una vez hayan pasado los 5 minutos, retiramos del fuego y dejamos reposar durante mínimo 10 minutos más.

Podemos presentarlo en la mesa con la misma cazuela, en una bandeja reservando el caldo aparte o servir directamente en los platos. Espolvoreamos un poco del perejil picado que hemos reservado para la decoración y listo para comer. ¡Buen provecho!


Autor: Paula Durán

Cocinar para comer es un necesidad, en mi caso el mejor gimnasio mental en el que desestresarme. Amante de la cocina tradicional e internacional y sobre todo del ternasco de Aragón.

Dejar un comentario

Inscribirse en la lista de espera Le informaremos cuando el producto esté disponible. Por favor, deje su dirección de correo electrónico a continuación.