Fideuá de cordero Ternasco de Aragón

 

La fideuá se consume durante todo el año, pero es sobre todo en verano cuando más nos gusta comerla. Acompañada de un vaso de una buena sangría casera en primera línea de playa es algo difícil de superar.

Si no vas a tener la ocasión de comerla en la playa te dejamos por aquí una receta de fideuá sencilla, muy sabrosa y, cómo no, con Ternasco de Aragón.

Receta de fideuá de cordero Ternasco de Aragón

Prepararla es muy simple si tenemos en cuenta un par de aspectos clave: es conveniente que el caldo que preparemos sea sabroso y que prestemos especial atención a las cantidades del mismo y de fideos.

Para preparar el caldo podemos utilizar, por ejemplo, los huesos de una pierna deshuesada de Ternasco de Aragón o aprovecharlo de un guiso de jarretes, falda o cuello. Si no tenemos la ocasión de prepararlo con cordero lo podemos hacer con otra carne, aunque no será lo mismo.

Por otro lado, si en lugar de utilizar fideos del nº 0 (cabello de ángel), utilizamos unos más gorditos, tendremos que añadir más caldo que el indicado en esta receta. Aunque no es lo más recomendable, podemos añadir un poco más a lo largo de la cocción si vemos que no es suficiente con el que hemos puesto al principio. Si tenemos que añadir más caldo, este tendrá que estar hirviendo.

cocinar

Fideuá de Ternasco de Aragón

En primer lugar, prepararemos el caldo, a poder ser, con Ternasco de Aragón.

Pelamos la cebolla y la picamos en brunoise, es decir, en trocitos pequeños. Hacemos lo mismo con los pimientos, los cuales tendremos lavados previamente. Reservamos las verduras.

Es el momento de poner el caldo a fuego medio para que se vaya calentando poco a poco.

En una cazuela amplia calentamos un poco de aceite de oliva virgen extra y añadimos la falda de Ternasco de Aragón chuleteada, salpimentamos y doramos. La reservamos.

En el mismo aceite pochamos la cebolla y los pimientos durante unos quince minutos o hasta que veamos que se ablandan. A continuación, añadimos los fideos y los tostamos.

Una vez los fideos están dorados, incorporamos las hebras de azafrán y la falda de Ternasco. Removemos durante un par de minutos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

Vertemos el caldo, el cual tiene que estar hirviendo y cocinamos durante 2 minutos. Retiramos del fuego, tapamos y dejamos reposar 5 minutos.

A la hora de servirla podemos hacerlo con alioli, aunque recomendamos que sea en poca cantidad para poder apreciar bien el sabor del Ternasco de Aragón. Para acompañar a la fideuá podemos servir unos vasos de sangría casera bien fría. ¡Buen provecho!


Autor: Paula Durán

Cocinar para comer es una necesidad, en mi caso el mejor gimnasio mental en el que desestresarme. Amante de la cocina tradicional e internacional y sobre todo del Ternasco de Aragón.

Dejar un comentario