Chuletillas de cordero Ternasco de Aragón empanadas con papas aliñás

Autor: Paula Durán

Cocinar para comer es un necesidad, en mi caso el mejor gimnasio mental en el que desestresarme. Amante de la cocina tradicional e internacional y sobre todo del ternasco de Aragón.

Receta de chuletillas de cordero Ternasco de Aragón empanadas con papas aliñás

Tras las chuletas de Ternasco de Aragón al estilo sureño que preparamos hace un tiempo, hoy os traemos otra receta de cordero empanado, las costillas o chuletillas de cordero empanadas son un clásico de las casas de las abuelas. Ideal para el verano, este plato puede prepararse tanto para una cena informal como para una rica comida.

Como guarnición en este caso hemos escogido unas papas aliñás, muy típicas en los bares de la zona de cádiz y que suelen consumirse como entrante o tapa. Hemos hecho la receta básica (patata, cebolla, aceite, vinagre, perejil y sal), pero puedes añadirle también tomate, aceitunas o huevo duro, por ejemplo.

cocinar

Preparación de chuletillas de cordero empanadas

En primer lugar vamos a preparar las patatas, ya que las papas aliñás se consumen frías. Hay a quien le gustan directamente de la nevera, aunque nosotros recomendamos sacarlas unos minutos antes para que atemperen un poco y se realcen los sabores.

Preparamos una olla amplia con agua y sal y la ponemos al fuego con las patatas sin pelar. Es importante que no las pelemos, ya que así la patata coge menos agua durante la cocción.

Una vez el agua comienza a hervir, las tendremos aproximadamente unos 20 minutos. La mejor forma de saber si están bien cocidas es pinchándolas con un palillo o un cuchillo. Si entra y sale suave, es que están perfectas.

Mientras hierven las patatas podemos ir preparando la cebolla. La pelamos y la troceamos. Lo clásico es cortarla en juliana, es decir, en bastones delgados, aunque si nos gusta más en trocitos pequeños va a quedar igual de rica. Una vez cortada la añadimos a una ensaladera amplia.

Una vez que las patatas estén cocidas las retiramos de la olla y dejamos que se enfríen un poco para poder pelarlas. Cuando podamos manipularlas sin quemarnos, las pelamos y troceamos en la ensaladera donde hemos añadido la cebolla.

El tamaño de los trozos es al gusto, aunque lo recomendable es que no sean demasiado grandes para que se puedan comer cómodamente. Es el momento de añadir también perejil fresco picado al gusto, sal y un chorro de un buen aceite de oliva. Las metemos a la nevera.

Preparación de las costillas empanadas

Vamos con las protagonistas de hoy, las chuletillas de cordero empanadas. Lo ideal es sacarlas de la nevera una media hora antes para que ganen un poco de temperatura. Podemos hacerlo cuando vamos a comenzar con las patatas, por ejemplo.

Hemos puesto la ración por persona con 3 costillas ya que la guarnición es con patata, pero podemos hacer las que queramos para cada uno. ¡Las costillas empanadas son un vicio!

Salpimentamos las costillas por ambos lados y pasamos las por huevo batido. Hay quien las pasa primero por harina, pero nosotros obviamos este paso y salen perfectas.

Un truco para que el rebozado quede más adherido es dejarlas reposar unos 5 minutos en el huevo batido. Escurrimos el huevo sobrante y pasamos por pan rallado (al que le podemos añadir ajo y perejil).

Freímos en abundante aceite de oliva caliente. Es recomendable poner la suficiente cantidad de aceite como para cubrir las costillas. Para utilizar menos cantidad podemos utilizar un cazo en lugar de una sartén. Hay que tener cuidado de no poner demasiadas costillas a la vez en el aceite, ya que este bajaría rápidamente de temperatura y no se freirían correctamente.

Vamos sacando las costillas conforme vayan adquiriendo un bonito color dorado y las dejamos reposar en un plato con papel de cocina para que éste absorba el exceso de aceite.

Podemos servir en la mesa la ensaladera con las papas aliñás y las chuletillas de cordero empanadas o podemos servir a cada comensal una ración. Para que estén bien ricas hay que comerlas pronto, ya que si no el empanado se reblandece.

Y ya solo queda disfrutar… ¡Buen provecho!


Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies