Asadura o asadurilla de cordero

cocinar

Preparación de asadura de cordero:

También llamado en Aragón coladilla, la asadura de cordero está compuesta por el hígado, corazón, tráquea y pulmón. Lo tradicional es cocinarla con cebolla y ajo, aunque existen casi tantas variantes como casas en las que se cocina. Se le pueden añadir, como en nuestro caso, unas patatas. También especias, hierbas aromáticas, vino blanco, harina para espesar la salsa si la queremos con ella…

Hay quien le añade algún picante como la cayena, que no le va nada mal, o algo de tomate si se desea preparar un sofrito.

Nosotros os damos ideas, pero os traemos como siempre la receta tradicional, la que más respeta el producto, a la que le hemos añadido unas patatas fritas a modo de acompañamiento. A partir de esta receta, a la que nosotros no añadiríamos nada más, puedes dejar volar tu imaginación y añadirle los ingredientes que más te gusten.

 

Receta de asadurilla de cordero

Pelamos las patatas y troceamos en trozos de bocado. Freímos en un cazo en abundante aceite de oliva virgen extra. Si cubre las patatas mejor, si no hay que darles vueltas hasta que están uniformemente doradas por fuera y tiernas por dentro. Las retiramos a un plato o bol con papel absorbente para que pierdan el exceso de aceite, las salamos al gusto y las reservamos.

En el mismo aceite donde hemos frito las patatas freímos la cebolla. Lo ideal es cortarla a trozos del mismo tamaño que las patatas, aunque si en casa os gusta más pequeña o en juliana se puede cortar así sin problemas. Una vez está transparente, la retiramos a otro plato o bol con papel absorbente y la reservamos también.

 

Cocinamos la asadura de cordero y mezclamos

Es el turno de la asadura. Hay quien la tiene 5 minutos en agua fría con un chorro de vinagre. Esto es necesario solamente si vemos que huele un poco fuerte.

Preparamos ahora una cazuela más amplia y añadimos un chorro de aceite de oliva virgen extra. Podemos utilizar parte del mismo con el que hemos cocinado la patata y la cebolla. Cortamos la asadura también en trocitos de bocado y la freímos en la cazuela junto con los dientes de ajo machacados. El ajo puede estar también picado o laminado.

Cuando esté hecha la asadura, apagamos el fuego. Sabremos que está cocinada porque el corazón, que es la parte más dura al ser tejido muscular, está tierno. El resto de partes de la asadura de cordero, al ser más blandas, están listas antes, pero no se pasan al cocinarlas un poco más junto al corazón.

Es el momento de añadir las patatas y la cebolla, de mezclar y de dejar reposar cinco minutos antes de servirla, por muchas ganas que tengamos de hincarle el diente. ¡Buen provecho!


Autor: Paula Durán

Cocinar para comer es un necesidad, en mi caso el mejor gimnasio mental en el que desestresarme. Amante de la cocina tradicional e internacional y sobre todo del ternasco de Aragón.

Dejar un comentario

Uso de cookies

En esta página web utilizamos cookies para que la experiencia de usuario sea la mejor posible.
Si sigue navegando da su consentimiento y acepta las mencionadas cookies y nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies