Jarretes

2
Ene

Croquetas de Cordero

Hacer croquetas es una excelente forma de aprovechar los restos de un asado o un guiso de cordero, aunque también podemos cocinar la carne sólo para hacerlas.

Estas croquetas de cordero están pensadas como aprovechamiento de las sobras que durante estas fiestas quedan de las comidas y cenas, cuando siempre nos parece poca comida y al final, entre aperitivos y entrantes, siempre nos sobre comida.

Receta de croquetas de cordero asado

Junto a los canelones de cordero que os propusimos en otra ocasión, las croquetas son la forma más popular y una de las más ricas de aprovechar los restos de carne. Es más, hay quien cocina más cantidad conscientemente para después hacerlas.

Sea como sea, hoy os traemos esta receta que nosotros hemos preparado con jarretes de Ternasco de Aragón asado pero que se pueden hacer con la parte del cordero que más nos guste o que tengamos a mano. Y como ya hemos dicho, podemos aprovechar las sobras, cocinar más cantidad o hacer la preparación sólo para ellas.

cocinar

Preparación de las croquetas de cordero:

En primer lugar, troceamos el cordero como más nos guste. Se puede triturar con una batidora o robot de cocina, pero como mejor queda es haciéndolo a mano, ya que así nos encontraremos pequeños trozos de carne en cada bocado.

Cuando ya la tengamos troceada a nuestro gusto, cocinaremos la bechamel. Para ello derretiremos la mantequilla a fuego medio-alto en una sartén amplia. Cuando ya esté derretida, incorporamos al harina y la cocinamos durante 5 minutos sin dejar de remover.

Una vez cocinada la harina para evitar el sabor a crudo, incorporamos poco a poco la leche, cocinando lentamente la bechamel.

Cuando la bechamel esté con la textura deseada, añadimos la carne de cordero que hemos troceado y mezclamos bien.

Vertemos la mezcla en una fuente, tapamos con papel film a ras (sin dejar aire entre el film y la bechamel) y reservamos a temperatura ambiente hasta que enfríe, para después refrigerarla durante, al menos 4 horas, aunque si son 12 o más mejor.

Cuando la masa ya esté fría, batimos los huevos en un plato y en otro colocamos el pan rallado crujiente.

Damos forma a las croquetas, redondas o alargadas según nuestro gusto. En esta caso la medida era una cuchara de postre bien llena de relleno, saliendo cada una con un peso aproximado de 25 gramos.

Ya solamente nos queda el último paso, que es pasar cada croqueta por el huevo y el pan rallado y freírlas en abundante aceite de girasol bien caliente (unos 180º) ¡y a disfrutar!

Consejos:

  • Si quieres terminar antes de freír las croquetas, las puedes hacer más grandes.
  • El aceite de girasol es el ideal para freír las croquetas de cordero, ya que apenas deja sabor, pero también puedes utilizar aceite de oliva suave.
  • Puedes hacer la masa o incluso empanarlas y congelar. Si congelamos la masa, la dejaremos descongelar en la nevera. Si las congelamos ya empanadas, las podemos freír directamente del congelador o dejarlas descongelar en la nevera para después freírlas.

Autor: Paula Durán

Cocinar para comer es un necesidad, en mi caso el mejor gimnasio mental en el que desestresarme. Amante de la cocina tradicional e internacional y sobre todo del ternasco de Aragón.

27
Ago

Receta de cordero guisado con patatas y verduras

Autor: Paula Durán

Cocinar para comer es un necesidad, en mi caso el mejor gimnasio mental en el que desestresarme. Amante de la cocina tradicional e internacional y sobre todo del ternasco de Aragón.

Cómo hacer el cordero guisado con patatas

cocinar

Preparación del cordero guisado:

Para preparar el cordero guisado, vamos a empezar por las verduras. Limpiaremos y trocearemos los champiñones en cuadrados pequeños. Pelamos y troceamos las patatas del mismo tamaño que los champiñones y reservamos por separado.

Salpimentamos al gusto los jarretes y los marcamos por todos los lados, con cuidado de que no se quemen, en una cazuela amplia con tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra bien caliente.

Una vez dorados, y sin retirar el cordero, bajamos el fuego a la mitad y  añadimos la zanahoria y el caldo de carne. Cocinamos el conjunto durante veinte minutos.

Mientras tanto, y en una sartén a parte, calentamos una cucharada de aceite de oliva virgen extra y salteamos los champiñones con una pizca de sal. Una vez hechos, los añadimos al guiso de cordero.

Con las patatas tenemos dos opciones. Podemos freírlas en abundante aceite y, una han cogido un bonito color dorado las añadimos al guiso como hemos hecho nosotros, o podemos añadirlas directamente sin freír.

Probamos de sal el conjunto, rectificamos si fuese necesario según nuestro gusto, le damos una vuelta al cordero, añadimos los guisantes y dejamos cocer otros veinte minutos.

¡Y listo! Este cordero guisado tradicional está mucho mejor si lo dejamos reposar unos diez minutos y preparamos un poco de pan para mojar en la salsa.


 

Esperamos que os haya gustado esta receta de cómo preparar un guiso de cordero con patatas.

El cordero tradicionalmente se consume en los días de fiesta, aunque hay recetas con cordero para todos los días del año. En cualquier mes del año podemos disfrutar de un buen guiso de cordero, aunque si bien es cierto que apetece más cuando bajan las temperaturas.

Por otro lado, tanto la caldereta de cordero como el cordero a la brasa es tradición prepararlos durante el verano.

En esta ocasión hemos utilizado el cordero de nuestra tierra, el Ternasco de Aragón, aunque también puede quedar muy rico con Agnei Ibérico, un cordero gourmet que también se cría en Aragón.

Este cordero guisado se podría decir que es el cordero guisado de la abuela: con la receta tradicional y fácil, sencillo. Importante mencionar que la salsa juega un papel muy importante, ya que junto a las verduras y las patatas, le hacen un acompañamiento perfecto a la carne. Además es bastante barato, ya que en realidad con un jarrete de cordero por persona es suficiente. También se le podría llamar a este plato jarretes a la jardinera.

Esperamos que este cordero guisado con verduras os guste y os animéis a prepararlo en casa.

21
Sep

Chili con Ternasco de Aragón

Autor: Paula Durán

Cocinar para comer es un necesidad, en mi caso el mejor gimnasio mental en el que desestresarme. Amante de la cocina tradicional e internacional y sobre todo del ternasco de Aragón.

Receta de Chili con Ternasco de Aragón

cocinar

Preparación:

Tenemos que tener previsto la víspera poner a remojar las judías negras secas. Para esta variedad de legumbre, ponemos por cada parte de judías, tres partes de agua.

A la mañana siguiente escurrimos las judías. Llenamos una olla de agua con sal y cuando rompa a hervir añadimos las judías. Cocinamos a fuego medio-alto durante 50-60 minutos, hasta que se hagan.

En una sartén grande de fondo ancho rehogamos la zanahoria junto con la cebolla, el ajo y el pimiento rojo. Añadimos la guindilla y salpimentamos.

Cuando se haya sofrito añadimos el ternasco picado y cocinamos junto con las verduras hasta que esté suelta.

Incorporamos el tomate, las judías cocidas, el agua, el vinagre balsámico y la canela.

Dejamos cocinar todos los ingredientes a fuego medio-bajo, ligeramente tapado durante 40 minutos.

¡Y a degustar una receta de hoy con el ternasco de siempre!


22
Sep

Jarretes de ternasco guisados con crema de verduras y ajaceite

Autor: Paula Durán

Cocinar para comer es un necesidad, en mi caso el mejor gimnasio mental en el que desestresarme. Amante de la cocina tradicional e internacional y sobre todo del ternasco de Aragón.

El otoño ya está aquí, volvemos a la rutina, anochece antes, cambia el tiempo y nos invade el espíritu hogareño. Además, no hay que olvidar que es tiempo de guisos. Así que id preparando los pucheros para recibir el frío con esta magnífica receta.

Jarretes de ternasco guisados con crema de verduras y ajaceite

cocinar

Preparación:

Salpimentamos los jarretes y los colocamos en una cazuela ancha y plana con 2 cucharadas de AOVE.

Cocinamos tapados a fuego medio-alto durante 10 minutos por cada lado para que se doren ligeramente, a continuación bajamos a fuego mínimo, tapamos de nuevo la cazuela y cada quince minutos damos la vuelta, irán soltando el jugo, cocinamos durante 60 minutos.

Pasado ese tiempo añadimos la crema de verduras y cocinamos durante otros 45 minutos.


separador

Crema de verduras

cocinar

Preparación:

Limpiamos y cortamos el puerro. Lavamos y pelamos las judías verdes y las zanahorias, las troceamos.

Lavamos y troceamos los pimientos.

Pelamos y troceamos la patata y la calabaza.

Añadimos todas las verduras troceadas a una cazuela amplia, damos un punto de sal y rociamos con unas 4 cucharadas de AOVE, tapamos y cocinamos a fuego medio hasta que la zanahoria esté tierna.

Trituramos y añadimos a los jarretes.


separador

Ajaceite

cocinar

Preparación:

Lavamos y cocemos en agua hirviendo la patata hasta que esté tierna.

Pelamos y machamos.

Añadimos un diente de ajo (sin el germen, para que no repita).

Agregamos la yema de huevo y AOVE hasta que obtengamos un puré suave.


Montaje

cocinar

Sugerencia de montaje:

Los jarretes nos habrán quedado muy tiernos y se separarán del hueso en cuanto intentemos desmigarlos. Los troceamos y reservamos.

En la base de nuestro plato pondremos el ajaceite, a continuación el jarrete desmigado y naparemos con la salsa que habrá formado los jugos de los jarretes junto con la crema durante los últimos 30 minutos de cocinado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies